Agricultura vertical: la solución para producir más con menos

Agricultura vertical y sostenibilidad

Con el aumento de la población, la demanda de alimentos y las emisiones de efecto invernadero, el sector agrícola se ve envuelto en una época de cambios. Se necesitan nuevos sistemas agrícolas que ofrezcan una producción alimentaria más sostenible y capaz de satisfacer estas demandas. Por eso, no es de extrañar la popularidad que se está fraguando la agricultura vertical.

Verduras creciendo en una granja vertical

¿Qué es la agricultura vertical?

En pocas palabras, la agricultura vertical es una práctica por la que los agricultores cultivan en capas apiladas verticalmente, como si de un edificio se tratase. Con ello, se consigue sembrar una gran cantidad de productos en un espacio mucho menor.

Utiliza tecnología como luces LED, sistemas de riego automatizados y control de clima para crear un ambiente de cultivo idóneo para las plantas. La iluminación LED proporciona la cantidad correcta de luz, mientras que el riego automatizado asegura que las plantas reciban la cantidad adecuada de agua y nutrientes. Además, el control de clima permite ajustar la temperatura y la humedad para maximizar el crecimiento de las plantas.

Sostenible con el medio ambiente

La agricultura vertical ofrece muchas ventajas sobre la agricultura tradicional. Utiliza menos agua y no requiere pesticidas ni herbicidas, reduciendo la cantidad de productos químicos que se liberan al medio ambiente. Además, puede ser utilizada en áreas urbanas donde la tierra es escasa. De igual forma, permite cultivar una mayor cantidad de plantas en un espacio más pequeño, lo que aumenta la eficiencia y la productividad.

Verduras creciendo en una granja hidropónica

Tipos de agricultura vertical

Como ya os adelantamos en esta noticia, esta práctica se ha ido perfeccionando gracias a la NASA y su intención de producir cultivos eficientes en el espacio. Actualmente, destacan tres tipos de sistemas principales: la hidropónica, la acuapónica y la basada en sustratos. La hidropónica no necesita suelo agrícola para cultivar. Utiliza disoluciones minerales ricas en nutrientes que circulan por la estructura vertical. Por su parte, el método acuapónico sumerge los cultivos junto con peces en un tanque. Los peces son los encargados de producir desechos ricos en nutrientes que sirven de fuente de alimento para las plantas cultivadas verticalmente. El último sistema utiliza el sustrato para plantar los cultivos. Esta base se complementa con una solución nutritiva que mejora el crecimiento y la productividad del cultivo.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter