¿Regaremos en el futuro con aguas regeneradas? Un estudio quiere responder a esta pregunta

Regar con aguas regeneradas

Las aguas regeneradas son aguas residuales que han pasado por un tratamiento extra adecuado para su finalidad. Son seguras y se adaptan a diferentes usos según su calidad. La legislación española contempla su uso en la agricultura como una solución ante la falta de lluvias. Por eso, la Universidad de Córdoba ha comenzado a experimentar con estas aguas en olivos y tomates.

El ensayo se enmarca en el proyecto europeo I-ReWater, que busca alternativas sostenibles para el riego agrícola. Una de estas opciones parece ser el uso de aguas regeneradas, que tienen un enfoque de economía circular.

Aguas residuales

Las aguas regeneradas riegan y fertilizan

La UCO ya había estudiado las aguas regeneradas en el proyecto “Reutivar”. Aquí, pudieron comprobar su doble beneficio. Conseguían no solo ahorrar en el riego, sino también en la fertilización. Esto es debido al alto contenido en nutrientes que contienen estas aguas tratadas.

El nuevo ensayo de la UCO se centrará en comprender los efectos a largo plazo de las aguas regeneradas en el suelo y los cultivos. Los investigadores del proyecto han explicado que, aunque el uso de aguas regeneradas puede ser una gran alternativa en periodos de sequía, no se debe apostar por su implantación sin conocer sus efectos. Por eso, estudiarán el impacto de su uso sobre el suelo y sobre el propio cultivo. “Si estos son negativos, estaríamos resolviendo un problema mientras generamos otro”, se justifican los investigadores desde el grupo de Hidráulica y Riegos de la UCO.

Investigadores del Departamento de Agronomía de la UCO que analizarán las posibilidades de las aguas regeneradas y evaluarán su impacto sobre la salud del suelo y la propia planta

El proyecto incluirá una plataforma de gestión de agua

Los ensayos se llevarán a cabo entre 2024 y 2026 en una finca de Carrión de los Céspedes (Sevilla) propiedad de la agencia AMAYA. El equipo de la UCO también desarrollará una plataforma para gestionar eficientemente las fuentes de agua para el riego y, así, reducir el desperdicio.

Si estas aguas consiguen la calidad adecuada y demuestran beneficios a largo plazo, en el futuro puede que no tengamos que preocuparnos por las sequías. Tan solo tendremos que limpiar y utilizar las aguas residuales.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter