Sensores que evitan el desperdicio alimentario

Sensores para el desperdicio alimentario

La comida es un recurso vital para el ser humano, sin embargo, toneladas de alimentos se desperdician cada año en todos los rincones del planeta. Esto supone un problema económico, social y también medioambiental. La innovación tecnológica ha desarrollado sensores contra el desperdicio alimentario.

Melocotones podridos por plagas

Por cierto, el desperdicio se da en todo el ciclo de la cadena alimentaria. En la producción, por ejemplo, muchos frutos se pudren antes de ser cosechados debido a las plagas. En el procesamiento, la falta de planificación y control también puede causar la pérdida de alimentos. En la distribución, el transporte incorrecto y un almacenamiento inadecuado provocan la retirada de muchas unidades. En la comercialización, una mala política de ventas impide la salida de muchos alimentos. En el consumo, la caducidad de los productos en el hogar también hace que se desaprovechen.

Consecuencias de los alimentos que se echan a perder

El desperdicio alimentario causa serios perjuicios, como la emisión de gases de efecto invernadero, la pérdida de recursos naturales, el aumento de la desnutrición, etc.

Tallos de girasol marchitos

Nanotubos de carbono para evitar la descomposición

Recurrir a las últimas tecnologías puede ayudar a revertir la situación. Son varias las iniciativas que se están desarrollando, como la implantación de nanotubos de carbono. Estos elementos detectan las emanaciones de etileno en frutas, verduras y flores antes de que se descompongan. El proceso es el siguiente: el paladio añade oxígeno al etileno a través de un proceso conocido como oxidación de Wacker. La oxidación, a su vez, transfiere electrones al paladio que luego pasan a los nanotubos. Así aumenta la conductividad y se puede apreciar la existencia de etileno.

La gran ventaja de estos sensores es que detectan el etileno a los pocos segundos. De ahí, el interés de la industria alimentaria, ya que la reducción de la presencia de etileno puede ralentizar el proceso de maduración. Cabe recordar que el etileno es el compuesto orgánico que más se produce en el mundo.    

Los alimentos nunca deben ser un desperdicio.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter