Un perfume que ayuda a las plantas contra la sequía

Investigadores del CSIC y la UPV han desarrollado una colonia contra la sequía en tomates

Este “perfume” se trata de un compuesto patentado por el CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Los investigadores españoles han conseguido recrear el aroma natural que emiten las plantas de tomate para protegerse de distintos problemas. Quieren lograr reducir el impacto de la sequía potenciando las armas que ya tienen los cultivos.

Han conseguido recrear el aroma natural que emiten las plantas de tomate para protegerse ante el estrés hídrico

Capaz de mejorar la productividad

Todas las plantas cuentan con un sistema inmunológico que las ayuda a sobrevivir. Este sistema genera ácido abscísico, conocido como ABA. El ABA interviene en los procesos de desarrollo y crecimiento de las plantas. Por eso, algunos proyectos de investigación de los últimos años han intentado recrear esta hormona para reducir el impacto de la sequía en los cultivos.

Las plantas emiten también un aroma contra ataques de bacterias u otras amenazas. Se llama butanoato de hexenilo (HB). El HB puede aliviar los efectos de la sequía y mejorar la productividad de las plantas. “En el contexto de sequía grave que actualmente estamos viviendo en España, el desarrollo de este tipo de compuestos supone un gran avance para hacer frente a esta situación”, destacaba Purificación Lisón, investigadora CSIC-UPV.

El HB activa los procesos de cierre estomático de las plantas

¿Cómo funciona?

El HB activa los procesos de cierre estomático de las plantas. Al cerrar los estomas, se evitan las pérdidas innecesarias de agua y nutrientes. Así, se puede aliviar la sintomatología de las sequías y mejorar la producción futura. “Actualmente, no existen productos alternativos en el mercado con la capacidad para producir el cierre estomático”, detalla María Pilar López, investigadora también del CSIC-UPV. Estaríamos hablando del primer compuesto con esta capacidad.

Otras ventajas de este aroma

El HB también permite resistir ante enfermedades que entran por los poros de las hojas y los tallos de las plantas. Por ejemplo, en tomates, este compuesto las protege frente a una bacteria que provoca grandes daños ante el frío y la humedad. Así, se asegura de que el fruto siga desarrollándose para ser apto para su comercialización.

Ahora los investigadores quieren seguir probando los efectos de este compuesto y desarrollar nuevos para otros tipos de cultivos. Podríamos acabar con las sequías y otras bacterias sin utilizar productos químicos. Tan solo potenciando los propios cultivos.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter