Un trío de robots contra las malas hierbas

Un trío de robots contra las malas hierbas

Se estima que alrededor de un tercio de los productos agrícolas en el mundo dependen de pesticidas, especialmente herbicidas. Con el pronóstico de que la población mundial alcanzará los 9.300 millones de habitantes en 2050, la necesidad de aumentar la producción de alimentos es más urgente que nunca. Una empresa británica se presenta como una solución innovadora y sostenible para abordar estos desafíos de la agricultura. Y sólo necesita un trío de robots y una inteligencia artificial.

Los tres robots inteligentes tienen nombre: Tom, Dick y Harry. Estas máquinas de alta tecnología funcionan de manera autónoma y ofrecen una aplicación más eficiente de herbicidas y fertilizantes, lo que no solo ahorra dinero a los agricultores, sino que también reduce significativamente la contaminación.

¿Por qué tres robots?

Uno de los desafíos clave en la agricultura moderna es el aumento de la resistencia de las malas hierbas a los fitosanitarios. Tom, el primer robot de la serie, recorre la explotación creando un mapa digital que distingue con precisión los cultivos de las malas hierbas. Con la ayuda de la inteligencia digital, crea un tratamiento personalizado para cada planta, lo que permite un uso más eficaz de los productos químicos.

Dick, otro miembro del equipo, se encarga de la fertilización y la eliminación de las malas hierbas, mientras que Harry se encarga del sembrado. Este trío de robots opera en armonía, garantizando un tratamiento óptimo para cada planta en la explotación.

Cultivos con malas hierbas

Wilma y los tratamientos personalizados

La clave del éxito de estos robots está en su sistema operativo basado en inteligencia artificial: Wilma. Aprovecha los datos recopilados por Tom y los utiliza para tomar decisiones informadas sobre el tratamiento de cada planta. Este enfoque personalizado, conocido como «per plant farming» o «cultivo para cada planta», permite a los agricultores maximizar la producción y minimizar el uso de productos químicos. Aborda directamente los problemas de fertilización y la eliminación de las malas hierbas.

Las malas hierbas pueden estar presentes en una mínima parte de la explotación. Con estos tres robots se accedería directamente a ellas, reduciendo así el uso de químicos y los posibles daños provocados sobre los cultivos. Toda una ventaja.

Imágenes: Small Robot Company

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter