Las aves migratorias y el cambio climático: ¿qué pasaría si dejasen de migrar?

Aves migratorias en su viaje

Las aves migratorias viajan de un hemisferio a otro para conseguir comida durante los inviernos. Sin embargo, debido al calentamiento global, están dejando de migrar. La tierra se está calentando, dando lugar a desequilibrios en la temperatura, hábitats y comida.

El 13 de mayo (y el 14 de octubre) es el Día Mundial de las Aves Migratorias, coincidiendo con sus temporadas de viaje. Una buena fecha para reflexionar sobre los efectos que pueden tener lugar si estos pájaros dejasen de viajar.

Banda de aves migratorias

Un futuro sin aves migratorias

Que las aves dejen de buscar comida donde antes lo hacían puede alterar la cadena alimenticia. Su alimentación se basa en moscas, mosquitos y gusanos. El declive en la migración de estas aves podría aumentar la población de insectos en verano. Los agricultores necesitarán del uso de fitosanitarios para exterminar las plagas, agravando el cambio climático.

Además, los cambios de temperatura tienen lugar cada vez más tarde en los hemisferios de los que parten las aves migratorias. Esto provoca una desincronización que puede dar lugar a una llegada prematura a un destino que, quizás, no contenga aún los alimentos necesarios para su sustento. También cabe la posibilidad de que lleguen tarde, cuando no queden alimentos disponibles.

La migración de las aves también se está viendo afectada por la deforestación. El hábitat de destino se ha visto transformado y son incapaces de conseguir alimento. En consecuencia, no podrían anidar y sus crías se morirían de hambre. Por eso, según la ONU, 1 de cada 8 especies corre peligro de extinción.

Aves alimentándose

¿Qué se puede hacer?

Proteger a las aves migratorias en su ruta puede ser de gran ayuda para revertir la situación. Cualquier persona puede aportar su grano de arena para su conservación. Se recomienda sembrar plantas nativas que atraigan a los insectos apropiados para las aves. Además, es preferible que estas plantas puedan facilitar la creación de nidos. Mantener recipientes o fuentes con agua también protege a las aves en su travesía, permitiéndolas hidratarse. Por otra parte, la ganadería intensiva puede evitar la extinción de las aves migratorias. Los animales abren grandes claros y adecúan el hábitat para la flora y la fauna, favoreciendo los nidos de las aves que migran

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

Últimas novedades

¡Síguenos en redes sociales!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Entérate de todo sobre tu sector!

¡Te has suscrito correctamente! Ops! Algo salió mal.

¿Quieres anunciarte con nosotros?

En Campo Digital, puedes llegar a una audiencia amplia, altamente segmentada e interesada en innovación y tecnología en el campo.

Scroll al inicio

Suscríbete a nuestra newsletter